FERBLOGTV

Watch live streaming video from ferblog at livestream.com

TRADUCTOR

domingo, 19 de octubre de 2014

ENTRE CERVEZAS, TRAGOS "BAMBAS" Y “CÁMARAS DE GAS”…


En el Perú existe concentración de mercado en una sola empresa cervecera (96%) y  las cervezas de mayor consumo son las populares de bajo precio. Asimismo, según estimados de Euromonitor, la tercera parte de las bebidas alcohólicas del Perú son informales de mayor grado alcohólico y según Apoyo Consultoría en el año 2013 dicha cifra ha subido de 32% a 34%. Finalmente, quienes están más expuesto a consumir bebidas informales de mayor grado alcohólico son los más pobres y lo jóvenes.

Un mercado concentrado es proclive al abuso de la posición de dominio en perjuicio de su competencia y de los consumidores finales. La política fiscal entonces debe estar orientada a generar competencia. Países con mercados concentrados como Colombia, México y Chile, combaten la concentración de mercado generando competencia con un sistema  Ad Valorem, como el que teníamos hasta mediados del año pasado.

Entretanto, la gran cantidad de países europeos, donde no existe concentración de mercado en un productor, sino todos compiten en igualdad de condiciones y se distribuyen el mercado en función a calidad y tipo de cerveza, se aplica un sistema específico, como el que equivocadamente se aplica en el Perú de manera alternativa.

El efecto de la competencia se puede dar por calidad o por precios. Sin embargo, en el Perú, tratándose de cerveza cuya composición es sencilla y de un mercado concentrado, es decir con dos o tres productores, no es eficiente una competencia por calidad, sino una competencia por precios, como la que se vino dando hasta mayo del año pasado.

Por otro lado, una política fiscal eficiente debe estar orientada a atacar fiscalmente y en mayor nivel los efectos nocivos del alcohol en licores de mayor grado alcohólico. Pero lo que vemos es que en el modelo actual, la incidencia del tributo sobre las cervezas es mucho mayor que el de otros licores de mayor grado alcohólico.

Dicho esto, es lógico concluir que si aplicas un sistema que castiga a la cerveza de menor precio, impidiendo la competencia por precios – como está ocurriendo desde mayo del año pasado - no sólo se agudiza el problema de concentración de mercado, sino que se potencia la externalidad que se pretende combatir. Y esto último, por cuanto los más proclives a caer en el alcohol ilegal de mayor grado alcohólico son los más pobres y los más jóvenes.

Las persona de escasos recursos (pobres y jóvenes) son las que las que consumen cervezas más competitivas y de menor precio. Según cifras de la última Encuesta Nacional de Hogares, dos terceras partes de lo que gastan los mas pobres en bebidas alcohólicas al año, está orientado a la adquisición de bebidas alcohólicas ilegales de alto grado alcohólico.

Es por ello que señalamos que el impuesto específico a la cerveza en función al litro de alcohol, lo que estás haciendo es encarecer el producto para este sector social, que al no tener otra opción, está profundizando su consumo de alcohol ilegal de mayor grado alcohólico.

Lo lógico es que el tributo esté dirigido con mayor incidencia a las cervezas o bebidas alcohólicas de nivel Premium o de nivel intermedio. Jamás a las cervezas de menor precio porque, como se ha indicado, el efecto será contrario al deseado: mayor externalidad para los más pobres y los jóvenes de nuestro país.

Y es que lo que ocurre con un mal diseño de política fiscal aplicado a la cerveza desde mediados del año pasado, es que estamos llevando a nuestros jóvenes a bebidas alcohólicas de mayor grado alcohólico y por tanto de mayor nocividad, y a los pobres a las denominadas “cámaras de gas”.

El Congreso tiene la palabra… ante la testarudez del Ministerio de Economía y Finanzas…

viernes, 2 de mayo de 2014

Nadine sabe para quién trabaja...



De un tiempo a esta parte se ha podido apreciar como diversos proyectos de ley enviados al Congreso a iniciativa del Poder Ejecutivo no se han podido aprobar con la celeridad con que eran aprobados hasta hace pocos meses.

Es el caso de la iniciativa gubernamental orientada a promover la infraestructura en telecomunicaciones, la iniciativa por la que pretende flexibilizar los plazos en la lucha contra la minería ilegal, la iniciativa que propone endurecer el régimen sancionatorio del órgano regulador de las telecomunicaciones, entre otras.

El punto de quiebre se dio en marzo con la votación de la investidura del Consejo de Ministros, es decir cuando el Congreso le negó el voto de confianza al Gabinete Ministerial. En aquella ocasión la oposición en el Congreso marcó un antes y un después, pues desde entonces se ha empoderado de tal manera, que inclusive grupos aliados del Gobierno en el legislativo han comenzado a marcar distancia con el gobierno.

Pero si vamos más atrás, el hecho político que motivó el despertar de la oposición fue la abrupta salida del Ex Premier César Villanueva. Villanueva renunció al cargo luego de que el Ministro de Economía y Finanzas, Miguel Castilla, lo desmintiera respecto a unas declaraciones del Premier sobre cambios de la remuneración mínima vital. Días antes hizo lo propio la Primera Dama, quien luego tuvo que retractarse de sus declaraciones.


“The Economist” en un reciente editorial advierte sobre la debilidad del Presidente en el manejo del poder político y la indebida intromisión en actos políticos por parte de la Primera Dama y en particular del Ministro de Economía Miguel Castilla. Sin lugar a dudas estos hechos han repercutido en la credibilidad económica del país, pues los inversionistas ahora ven al Ministro Castilla como un operador político de la Primera Dama, y no como un tecnócrata responsable. Se conoce que en círculos amicales el Ministro Castilla habría anunciado su próximo retiro del cargo.

Con una oposición fortalecida y cada día más orientada a tomar decisiones con mayor carga política por la cercanía de los procesos electorales – elecciones municipales este año y generales el 2015 -, al Gobierno no le quedará más que escuchar los cuestionamientos de la oposición, dar mensajes claros y precisos respecto a la conducción del país y buscar los consensos políticos necesarios para poder seguir avanzando. Y ello pasa también por detener a sus operadores políticos que durante los últimos años han venido azuzando a la oposición y colocar en su reemplazo a negociadores políticos de alto nivel.

Las recientes declaraciones de la Primera Dama a la Revista Cosas han reavivado el debate sobre el rol protagónico de Nadine Heredia en el accionar del Gobierno y específicamente en el control de los proyectos de ley que llegan al Congreso. Como se sabe, Nadine Heredia no sólo es la Primera Dama, sino también la Presidenta del partido político de gobierno. Si la Primera Dama no aprende a gobernarse a ella misma, ¿cómo puede aspirar a gobernar a los demás?.

Sin lugar a dudas las sesiones del Pleno en el Congreso en las próximas semanas serán bastante complicadas para el Gobierno, entretanto queda claro que Nadine sabe para quién trabaja…