FERBLOGTV

Watch live streaming video from ferblog at livestream.com

TRADUCTOR

jueves, 23 de noviembre de 2006

LA CRIMINALIDAD EN EL MUNDO


En México se ha hecho un importante análisis de la evolución de la criminalidad a escala mundial, el mismo que fue realizado con base en la encuesta sobre crimen que lleva a cabo las Naciones Unidas periódicamente.

Para facilitar la exposición de los resultados se clasificaron 116 países en seis regiones de acuerdo con la división regional que utiliza el Fondo Monetario Internacional: África, América Latina, Asia, países desarrollados, Medio Oriente y países en transición; incluyendo las denuncias por robo o asalto, robo a propiedad, daño a propiedad ajena, homicidio, violación, secuestro y tráfico de drogas.

La criminalidad en el mundo ha registrado tasas de crecimiento y/o niveles delictivos importantes tanto en países industrializados como en desarrollo. De 1980 a 1997, las denuncias de actos criminales aumentaron en 131 por ciento en el ámbito global, lo que equivale a una tasa promedio de crecimiento anual de casi 8 por ciento. La región que presentó el mayor crecimiento en la criminalidad fue el Medio Oriente, donde destaca un aumento de 347 por ciento en el número de denuncias en Israel a partir de 1994.

Por lo que respecta a la región de América Latina, esta ocupó el tercer lugar en el crecimiento de la criminalidad, antecedida por los países en transición, reportándose un crecimiento de 88 y 192 por ciento, respectivamente, durante el periodo.

En contraste, la región que registró el menor crecimiento de criminalidad, de acuerdo con los datos de la encuesta, fue la de los países desarrollados, la cual presentó un incremento de sólo 14 por ciento en el periodo, lo que equivale a un crecimiento promedio anual ligeramente menor a uno por ciento.

Sin embargo, si uno observa la tasa de criminalidad, los países desarrollados tienen el mayor número de denuncias, seguidos por Latinoamérica. Así, puede decirse que los países desarrollados tienen un nivel alto de criminalidad, pero no está aumentando significativamente; mientras que en lo que respecta a la región de Latinoamérica, el problema de criminalidad es relativamente alto y se está acentuando a un ritmo importante.

Si se excluyera a Israel del cálculo de la criminalidad, la región de América Latina ocuparía, en términos de su tasa de delitos por habitantes, la segunda posición como una de las regiones con mayor nivel y crecimiento en delincuencia, a escala mundial.

Tres cuestiones resaltan: el cambio en la tendencia del crecimiento de la criminalidad a partir de mediados de los ochenta y principios de los noventa para las regiones de América Latina y los países en transición (Hungría, Polonia y Rusia, entre ellos); un fuerte incremento a partir de 1994 en el Medio Oriente, y un muy moderado o casi nulo crecimiento en la criminalidad en las regiones de África, Asia y los países desarrollados durante los años de 1980 a 1997.

El aumento en la criminalidad en Latinoamérica y los países en transición coincide con la segunda mitad de la llamada década pérdida por la falta de crecimiento económico para la primera, y con la transformación de una economía planeada a una de mercado en la segunda, lo que revela que el aumento de la criminalidad tiene entre sus causas el deterioro económico que se resintió por aquellos años en dichas regiones.

Las tasas de criminalidad por robo y homicidio reflejan no sólo el importante aumento de la delincuencia, sino también el de la violencia en el ámbito mundial desde principios de la década de los ochenta. Mientras que el robo se incrementó en 59 por ciento, el homicidio intencional aumentó en 87.5 por ciento de 1975 a 1994.

Por periodos resalta que, a pesar de un ligero retroceso en las tasas de homicidio de 1980 a 1984, en los siguientes años ese delito creció en 60 por ciento. Por su parte, el robo presentó un nivel similar durante los ochenta para dar lugar a un crecimiento de 26 por ciento en los primeros años de los noventa. Esto indica que el uso de la violencia se incrementó en 2.3 veces más que la tasa de delitos por robo durante la primera mitad de los noventa.

Con base en lo expuesto, se puede deducir que el fuerte crecimiento de la criminalidad en el ámbito mundial es consecuencia del importante crecimiento en tres regiones principalmente: América Latina, Medio Oriente y los países en desarrollo. Sin duda, el problema de la inseguridad pública constituirá uno de los retos más importantes por resolver durante este siglo en un gran número de países.

4 comentarios:

JHOSEFIN COLLAO RIVASPLATA dijo...

Dr. Zambrano.
Un buen ciudadano, casi siempre es producto de un hogar bien conformado, donde le han inculcado valores y principios mediante el ejemplo, respeto hacia los demas, un entorno positivo. Un Delincuente, casi siempre es producto de todo lo contrario, hogares disfuncionales, violencia ejercida contra el o los que lo rodean, costumbres perjudiciales, etc. La Sociedad trata de reprimir los actos delincuenciales, pero siempre dirigen sus esfuerzos hacia los efectos o cosecuencias, pero no hacen nada con respecto a las causas, al origen del problema. Si bien es cierto, la economia desempeña un papel fundamental en el desarrollo de la criminalidad, pero es mas cierto, que exiesten economias precarias a nivel mundal, muchas dentro de nuestro pais, y aun asi los indices de criminalidad en esos lugares no son alarmantes.

El Pasquín dijo...

Fer, una nota interesante. Tendrás a mano el informe de la Onu que no logro encontrarlo y tengo que hacer una nota para la facultad con esto.
muchas gracias

delfinbv@hotmail.com

FERBLOG dijo...

Pasquín:

Lamento no poder proporcionarte el informe, pues por un problema en mi PC tuve que formatear el DD y perdi ese y muchos otros documentos muy importantes. Lo que sin tengo, aunque no en formato digital es una interesante encuesta de Apoyo realizada el año 2005, realizada exclsuivamente sobre el tema y que contiene datos muy interesantes.

Anónimo dijo...

Y cuál fué la tasa de homicidios por país en el 2010?