FERBLOGTV

Watch live streaming video from ferblog at livestream.com

TRADUCTOR

miércoles, 11 de mayo de 2011

INFORME CONTEXTO DE VIOLENCIA EN LA REGIÓN NORORIENTAL Y SUCESOS DE BASE MILITAR DE “MADRE MÍA” (1992) (El caso del ex capitán EP Ollanta Humala Tasso)


La Coordinadora Nacional de Derechos Humanos, expone ante la opinión pública nacional e internacional el presente documento referido a la violación de derechos humanos en el Alto Huallaga en la que participaron diversos actores durante dos décadas de violencia: 1980-2000. En esta investigación enfocamos un conjunto de operativos militares desarrollados en la región nororiental. En ese contexto abordamos las denuncias públicas realizadas de manera específica contra el ex capitán EP ( r ) Ollanta Humala Tasso por delitos de violación de los derechos humanos que habría cometido en el año 1992.

El presente informe consta de dos partes. La primera, se refiere al contexto histórico de 20 años de violencia en el Alto Huallaga y la segunda, a la presencia de Ollanta Humala en “Madre Mía” en 1992. Todo ello está sustentado en testimonios y documentos consistentes. En el Anexo presentamos varios textos valiosos como documentos oficiales, extractos de denuncias penales y constancias del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR)

Violencia en la Región Nororiental del Perú.

La Región Nororiental presenta uno de los mayores índices de violencia política ya que de 1980 al 2000 se registraron 3.725 muertos y desaparecidos, según el Informe Final de la Comisión de la Verdad y Reconciliación. La mayor parte de las víctimas fueron pobladores indefensos ubicados en localidades del Alto Huallaga. 

Las investigaciones realizadas por la CVR demostraron que la violencia política fue iniciada por el PCP-SL- en 1980 en el país y que inclusive tal organización generó uno de los mayores porcentajes de víctimas de la violencia. En diversos pronunciamientos la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos ha rechazado la violencia política generada por dicha agrupación y su violación sistemática y generalizada al Derecho Internacional Humanitario. 

Para comprender el proceso de violencia en su integridad debemos tomar en consideración que en el conflicto armado intervinieron diversos contingentes, entre ellos miembros de las Fuerzas Policiales y las Fuerzas Armadas. También la CVR demostró que entre las fuerzas generadoras de la violencia estaban las organizaciones delictivas dedicadas al narcotráfico nacional e internacional.

El Alto Huallaga: Violación de los Derechos Humanos. 

En el Alto Huallaga se han realizado varios operativos militares que se caracterizaron por delitos de lesa humanidad, como aquellos denominados “Venenillo”, “Cuchara”, “Paraíso” y “Aries” acaecidos entre 1989 y 1994. En dicha fase se produjeron denuncias de ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas, torturas y atentados sexuales. Lo anterior demostraría que militares destacados en la zona habrían puesto en marcha un patrón de acciones que implicaba violaciones sucesivas de los derechos humanos.

1992: La zona de “Madre Mía” y Ollanta Humala Tasso

La segunda parte del documento contiene datos concretos sobre la presencia de Ollanta Humala Tasso en el año 1992 en Tingo María. Varios pobladores del Alto Huallaga han presentado denuncias públicas contra el ex capitán Ollanta Humala Tasso, Jefe Militar de la Base Contrasubversiva “Madre Mía”, ubicada en la provincia de Tocache, (Departamento de San Martín) acusándolo de delitos de violación de derechos humanos. Las primeras revelaciones fueron hechas a través de un canal de televisión. Posteriormente tres de las denuncias han sido formalizadas ante el representante del Ministerio Público de la Provincia de Tocache.

La Coordinadora Nacional de Derechos Humanos propugna la Verdad y la Justicia en el Alto Huallaga y rechaza los actos destinados a mantener la impunidad en la región. 

Nos basamos en los principios de defensa de la vida humana, de la verdad y justicia. Nuestro punto de partida es presentar a la opinión pública información veraz en torno a los 20 años de violencia en el Alto Huallaga. Cuando nos referimos específicamente al año 1992, tomamos en cuenta el escenario en su conjunto del Nororiente peruano y los procesos en curso en aquellas circunstancias. Solo así podemos comprender que los hechos ocurridos en “Madre Mía” corresponderían a patrones del accionar militar que se caracterizaron por la violación de los derechos humanos.

Desde un comienzo la CNDDHH ha insistido en la importancia de desarrollar una investigación exhaustiva por parte del Ministerio Público sobre las acusaciones que recaen sobre el ex capitán EP (r) Ollanta Humala Tasso por delitos que habría cometido en la zona de “Madre Mía” en el año 1992. En función de lo anterior es indispensable la transparencia en la información por lo cual deploramos la sustracción de algunos informes del Legajo de la trayectoria militar de Ollanta Humala Tasso, según reveló un comunicado oficial del Ministerio de Defensa. Es evidente que ello favorecería la impunidad.

Nuestra actitud trasciende los períodos coyunturales ya que estamos ante problemas estructurales y frente a delitos que no tienen prescripción. Por lo anterior nuestro enfoque está por encima del actual proceso electoral. Corresponde al Ministerio Público y al Poder Judicial juzgar lo que ocurrió en “Madre Mía” en 1992 y las responsabilidades de Ollanta Humala Tasso. 

Reiteramos que el caso de “Madre Mía” no es único ni estamos ante un hecho aislado. Hasta el momento en el Alto Huallaga se han abierto varios procesos judiciales y constatamos que todavía predomina la impunidad. La mayoría de militares procesados por delitos de lesa humanidad ocurridos en el Alto Huallaga, se encuentran en libertad. Y esto demuestra que hay personas y grupos interesados en conseguir la impunidad y obstaculizar las investigaciones que realiza el Ministerio Público. La Coordinadora Nacional de Derechos Humanos, reconoce que millares de familiares de las víctimas del Alto Huallaga aspiran a que se ponga fin a la impunidad y se haga justicia.

Estas experiencias deben servir para revalorar la importancia de la verdad, seguir bregando por la justicia y asumir que la paz es un horizonte anhelado. Esas son las lecciones del Alto Huallaga.

CNDDHH

Perú, marzo 2005.

No hay comentarios.: